10 maneras de cuidar el cerebro

Cuando la ola de olas de plata barrió la tierra de China, el problema del cuidado de la vejez se hizo cada vez más prominente, y los males que lo acompañaron durante un siglo, la demencia, era aún más impredecible. Hasta ahora, la demencia aún no se puede curar, por lo que la prevención se ha convertido en un punto clave de nuestra preocupación. De hecho, la demencia es una enfermedad crónica como la hipertensión y la diabetes. Si prestamos atención al cerebro, especialmente al practicar un buen estilo de vida, podemos reducir o retrasar en gran medida la aparición de la demencia. El sitio web de la Enfermedad de Alzheimer Internacional publica 10 formas de mantener la salud cerebral. Combinamos la práctica y compartimos lo siguiente.

Sudoración
La actividad física regular y apropiada ayuda a aumentar la frecuencia cardíaca y permite que fluya más sangre al cerebro y al cuerpo, lo que aumenta el suministro de sangre al cerebro y al cuerpo. Algunos estudios han encontrado que la actividad física es buena para reducir el deterioro cognitivo. Por lo tanto, debemos participar activamente en el ejercicio, recomendar 150 minutos de ejercicio aeróbico moderado o 75 minutos de alta intensidad cada semana, 2 a 3 veces por semana de ejercicio de impedancia, los ancianos también deben prestar atención al entrenamiento del equilibrio.

2. Persistir en el aprendizaje.
Recibir educación formal en cualquier etapa de la vida puede ayudar a reducir el riesgo de deterioro cognitivo y demencia. Por lo tanto, se anima a los niños a recibir educación superior. Para adultos y adultos mayores, también está disponible la educación adecuada, como asistir a clases en una universidad local, un centro comunitario o asistir a un curso en línea. Porque cuando se aprende, el cerebro necesita movilizar más mecanismos para lidiar con el contenido del aprendizaje, para que el cerebro sea más activo, el suministro de sangre sea más adecuado, a través del aprendizaje continuo, es decir, darle un cierto estímulo al cerebro de manera constante, también ayuda Certificado el principio científico de “vivir para lo viejo, aprender a ser viejo”.

En una palabra, necesitas estudiar y leer en cualquier momento. No puedes sentir ese ocio y abandonar el aprendizaje porque estás en la mediana edad.

3. Manténgase alejado de fumar
Los estudios han demostrado que fumar aumenta el riesgo de deterioro cognitivo. Además, cuanto más larga y mayor sea la cantidad de fumadores, más evidente será el impacto en la memoria. Afortunadamente, dejar de fumar puede reducir este riesgo a niveles comparables a los de los no fumadores.

Por lo tanto, a partir de ahora, manténgase alejado del tabaco y mantenga la salud del cerebro.

4. Centrarse en el corazón.
Los estudios han demostrado que la enfermedad cardiovascular y los factores de riesgo de apoplejía, como la obesidad, la hipertensión y la diabetes, también tienen un impacto negativo en la salud cognitiva. Cuida tu corazón y tu cerebro estará sano. La presión arterial sistólica observada, de mediana edad> 140 mmHg, el colesterol en sangre> 6,5 mmol / L, el índice de masa corporal> 30, la diabetes, son factores de alto riesgo de demencia; estos factores de riesgo deben controlarse.

5. Proteger la cabeza.
El trauma cerebral aumenta el riesgo de deterioro cognitivo y demencia. Cuando maneje un automóvil, use el cinturón de seguridad, realice una colisión (como el boxeo) o use un casco al andar en bicicleta, y tome medidas para prevenir el daño cerebral causado por una caída.

6. Comer sano
Una dieta saludable y equilibrada ayuda a reducir el riesgo de deterioro cognitivo. Generalmente se considera que las frutas y verduras frescas y bajas en grasa son más saludables.

Aunque faltan las investigaciones actuales sobre la dieta y la función cognitiva, las dietas específicas pueden ayudar a reducir el riesgo. Entre ellos, se recomienda la dieta mediterránea, la dieta DASH (un método dietético para controlar la presión arterial alta). La dieta mediterránea es una forma popular de comer en el Mediterráneo. Se caracteriza por: rica en alimentos vegetales, bajo procesamiento de alimentos, aceite de oliva, carne blanca, menos carne roja y menos queso.

7. Sueño suficiente
La falta de sueño debido al insomnio o la apnea del sueño puede afectar negativamente la memoria y el pensamiento. Los estudios han demostrado que el insomnio es un factor de riesgo para el deterioro cognitivo, por lo que se deben evitar los trastornos del sueño.

8. Centrarse en la psicología.
Un historial de depresión puede aumentar el riesgo de disfunción cognitiva, por lo que si tiene depresión, ansiedad u otros problemas de salud mental, busque atención médica lo antes posible. En particular, la depresión senil es un factor de riesgo para la demencia y puede ser un síntoma concomitante de demencia y requiere alta atención y tratamiento. Al mismo tiempo, trate de manejar y aliviar su estrés.

9. social extenso
Mantener las actividades sociales ayuda a la salud del cerebro, fomenta la participación en actividades sociales sanas y significativas, y encuentra formas de unirse a las organizaciones comunitarias locales. Si te gustan los animales, considera ser voluntario en refugios locales, si te gusta cantar, puedes unirte a un coro local, también puedes considerar asistir a una universidad para adultos mayores o trabajar con amigos y familiares.

En resumen, encuentre formas de integrarse en la comunidad y sea un participante positivo en las actividades de la comunidad.

10. Desafíate a ti mismo
Desafiar y activar su propio pensamiento son buenos para la función cognitiva. Tales desafíos incluyen diseñar un mueble, completar un rompecabezas, participar en eventos de arte, jugar juegos de bridge y más. Retarse constantemente a sí mismo puede mejorar sus habilidades de pensamiento estratégico y mantener su conocimiento. Estas actividades de pensamiento de ejercicio son buenas tanto en el presente como en el futuro.